Carrot cake perfecta

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Receta de carrot cake. Sin duda, el pastel de zanahoria es uno de nuestros favoritos, y últimamente es la tarta a la que más recurrimos para llevar a cualquier lado. Es jugosa, esponjosa y el sabor es excepcional, con un toque suave de zanahoria que ni se llega a percibir. Además, está espectacular tanto recién salido del horno como a temperatura ambiente. Un acierto, vaya.

Carrot cake perfecta

Pues bien, hace ya algún tiempo publicamos la receta, que puedes consultar aquí, pero hoy os traemos una incluso mejor. Las dos son muy parecidas, pero hay algunas variaciones. La primera que publicamos es la típica que toda madre tiene en el cajón de las recetas y con la que has crecido. La de hoy, no obstante, sale de un libro Rose Levy Beranbaum: Rose’s Heavenly Cakes. Como en todos sus libros, el proceso de hacer el bizcocho está explicado detalladamente, y siguiendo los pasos es imposible fallar. Es un must del repostero!

 

Carrot cake perfecta
 
Preparación
Cocción
Tiempo total
 
La carrot cake es una tarta que nos encanta. Esta receta es el resultado de muchas pruebas y optimizaciones.
Autor:
Tipo de receta: Postres
Comensales: 1 tarta
Ingredientes
Para el bizcocho de carrot cake
  • 300 gr de harina
  • 1 y ½ cucharaditas de levadura en polvo
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de cacao en polvo (sin azúcar)
  • 2 cucharaditas de canela en polvo
  • 300 gr de azúcar blanco
  • 100 gr de azúcar moreno
  • 270 gr de aceite de girasol
  • 4 huevos a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de esencia de vainilla
  • 450 gr de zanahoria (pelada y rallada)
  • 100 gr de nueces picadas (opcional)
Para la cobertura
  • 255 gr de chocolate blanco (importante: debe contener manteca de cacao)
  • 340 gr de queso para untar tipo Philadelphia
  • 85 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 25 gr de crême fraîche
Elaboración
Para esta receta usaremos 3 moldes desmontables de unos 18 cm de diámetro por 4 de alto, que tendremos que engrasar y enharinar. Precalentamos el horno a 180 ºC durante unos 20 minutos antes de introducir los bizcochos en el horno. Empezamos:
  1. Mezclamos los ingredientes secos en un bol: harina, levadura, bicarbonato, sal, cacao y canela. Habrá que tamizarlos antes.
  2. En otro bol más grande, mezclamos con la batidora de varillas el azúcar blanco, el azúcar moreno, el aceite, los huevos y la vainilla, hasta que esté bien mezclado. Incorporamos los ingredientes secos y seguimos batiendo a baja velocidad hasta que quede todo incorporado (con unos 30 segundos debería ser suficiente).
  3. Añadimos las zanahorias y la mitad de las nueces y batimos un poco más.
  4. Ayudándonos de una espátula, repartimos la mezcla en los tres moldes (alrededor de 800 gr de masa en cada uno, asegúrate que queda la mitad del molde sin rellenar).
  5. Colocamos el resto de las nueces y empujamos con el dedo para que se hundan un poco en la masa.
  6. Horneamos los tres bizcochos a la vez, entre 20 y 25 minutos, dependiendo del horno. Los bizcochos deben separarse del molde con facilidad y al insertar un palillo en el centro, éste debe salir totalmente limpio.
  7. Dejamos enfriar en una rejilla dentro del molde durante unos 10 minutos. Desamoldamos pasado este tiempo y dejamos reposar sobre la rejilla hasta que se enfríen totalmente.
En este punto es recomendable envolver los bizcochos en papel film y dejarlos reposar una noche en la nevera para que la miga se asiente. Mientras iremos haciendo la cobertura de queso y chocolate blanco.
  1. Fundimos el chocolate blanco troceado en el microondas (recuerda: 15 segundos, paramos y removemos; 15 segundos más, paramos y removemos. Repetimos hasta que esté casi completamente fundido, y removemos para acabar de fundirlo sin que se queme).
  2. Con una batidora de varillas, batimos la mantequilla, el queso para untar y la crême freîche, hasta que quede cremoso.
  3. Añadimos el chocolate fundido y seguimos batiendo hasta que quede todo incorporado.
  4. Colocamos la mezcla en el frigorífico por unas horas para que se quede firme.
Finalmente, sólo nos queda montar nuestro pastel. Colocamos una capa de bizcocho y una de cobertura alternadamente, y cubrimos todo el pastel, laterales incluidos, con la cobertura ayudándonos de una espátula, hasta que quede totalmente lisa. ¡Y a disfrutar de nuestra creación!

 

 

11 Comments

  1. La tarta de zanahoria es siempre un acierto… a mi me gustan TODAS!!! con frutos secos, sin ellos, con especies, sin ellas, con naranja, sin ella… en fin, que nunca diré no a un trozo de carrot cake!!! y la tuya tiene una pinta maravillosa!!!

  2. Coincido con losdulcesdeligia: siempre es un acierto una carrot cake!

  3. ¡Qué pintaza! y ese relleno…..si no fuera tan calórica!!! Seguro que desapareció en un “pis-pas”.

    • Pues si, desapareció muy rápido!!! Lo de calórico… Es cierto, pero es que la fruta no queda tan rica 😉 aunque la carrot cake se puede comer sola, sin añadirle buttercreams

  4. Os odio! Yo que tenía mi recetita de Tarta de zanahoria y ahora me veo OBLIGADO a probar esta nueva versión! jajajaja
    Me apunto la receta y me apunto el libro también, que tiene una pinta fantástica. Muchas gracias por compartir chicos!

  5. ESPECTACULARES RECETAS Y FACILES.

    • Muchísimas gracias Carmen!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *