Panades mallorquines

Receta de panades mallorquines. Hoy es Domingo de Resurrección, y no consigo concebir un día como hoy sin el menú típico de la fecha. Supongo que en cada región habrá su tradición gastronómica, y en Mallorca la tradición marca que la comida familiar de hoy se componga de frit, panades, rubiolscrespells. El frit es un plato elaborado tradicionalmente a partir de la carne, la asadura, el hígado y la sangre cocida del cerdo; las panada mallorquines es una pasta de harina de forma cilíndrica rellena de carne y verdura; los rubiols es una pieza fina de pasta de harina, mezclada con aceite, manteca y huevo, doblada en forma semicircular y rellena de requesón, cabello de ángel o confitura; finalmente, los crespells son pastas dulces de formas variadas hechas a base de harina, manteca, aceite de oliva, yema de huevo, azúcar, peladura de limón y agua.

Panades

En la receta de hoy os explicamos como hacer unas fantásticas panades mallorquines elaboradas con la receta familiar. Son mucho más fáciles de hacer de lo que parecen, y la clave está en la práctica.

Aunque originalmente se elaboran con carne de oveja, en esta ocasión las hemos rellenado con solomillo de cerdo, aunque también es muy común hacerlo con carne magra de cerdo.

05

Panades mallorquines
 
Preparación
Cocción
Tiempo total
 
Las panades mallorquines es un plato tradicional mallorquín para el Domingo de Resurrección.
Autor:
Comensales: 12 panades
Ingredientes
Para la masa de panades mallorquines
  • 500 g de harina
  • 160 ml de agua
  • 80 ml de aceite
  • 125 g de manteca
Para el relleno
  • 300 g de guisantes
  • 1 solomillo de cerdo
  • sobrasada
Elaboración
  1. Empezamos colocando una cazuela al fuego con agua, para escaldar los guisantes y quitarles un poco de dureza.
  2. Mientras esperamos que el agua hierva, cortamos el solomillo en pequeños taquitos, para luego salpimentarlo y echarle un chorro de aceite de oliva.
  3. Hacemos lo mismo con la sobrasada, sin salpimentar, claro.
  4. Una vez hierva el agua, echamos los guisantes, dejamos un minuto y escurrimos.
  5. Pasamos los guisantes a un bol y salpimentamos con pimentón dulce y aceite. Reservamos.
  6. Para la masa, echamos todos los ingredientes (harina, manteca, agua y aceite) en un bol grande y amasamos con las manos hasta conseguir una masa homogénea que no se pegue en las manos. No debería ser difícil llegar a este punto, ya que es bastante sencilla.
  7. Preparamos la bandeja de horno con papel para horno y un chorro de aceite por encima.
  8. Necesitaremos un trozo de cartón (de caja de galletas o cereales), que cortaremos en forma de circulo y que usaremos por la parte impresa para que no se no pegue la masa.
  9. Ahora viene la parte divertida. Para realizar las panades mallorquines, iremos cogiendo bolitas de 50 gramos para la base y las paredes, y otra bola de 20 gramos para la tapa.
  10. Con las manos, vamos dando forma de cuenco a la bolita grande, apretando con el pulgar y estirando paredes y base.
  11. Una vez tengamos el cuenco hecho, colocamos una cucharada de guisantes, dos trozos de sobrasada, unos 10 trozos de carne y otra cucharada de guisantes.
  12. Ahora, con la otra bolita de 20 gramos, la extendemos con la palma de la mano para formar un circulo de pasta, que extenderemos sobre los ingredientes.
  13. Juntaremos los bordes de las paredes con los bordes de la tapa con el pellizco típico de estas empanadas, para que a la hora de hornear no se salga el relleno.
  14. La colocamos cuidadosamente en la bandeja de horno.
  15. Y así repetimos hasta conseguir 12 panades, que horneamos a 180 ºC durante unos 45 minutos, con el horno previamente precalentado.
  16. Dejamos enfriar un poco antes de servir, y aunque están deliciosas recién sacadas del horno, también se pueden comer perfectamente a temperatura ambiente.
Molts d'anys, i bon profit!

SUGERENCIAS

Los procedimientos para rellenarlas son infinitos, y supongo que cada familia tiene su propia forma de hacerlo. De hecho, mi abuela siempre añade unos trozos de panceta para que quede mas jugoso, que yo siempre me ocupo de quitar.

Los ingredientes también pueden variar: desde no añadir guisantes, a hacerlas sólo de guisantes y cebollino, de pescado, de pollo… cualquier relleno es aceptado.

También es típico colocar un guisante en la parte de arriba en aquellas que sí llevan guisantes, para diferenciarlas de aquellas que no llevan.

7 Comments

  1. Me recuerda al horhazo de Salamanca, veo q la sobrasada es lo q aporta grasita, no lo q probado nunca xD

  2. Qué ricas…
    Mi pareja es de Palma y gracias a eso he descubierto platazos como éste, los robiols, los cocarrois, las duquesas… en fin, cosas deliciosas.
    La pinta de tus panades es estupenda. Me la apunto para copiártelas 😉

    • Pues te ha enseñado las mejores cosas… haha.
      Te ánimo a hacerlas, porque me han resultado facilísimas de hacer (siempre veía a mi madre y abuela hacer, pero nunca me había animado…). Y así le sorprendes! 😉

      • Claro que lo haré. Me encantan 😉
        Ya me atreví con una coca de trempó hace un tiempo y con unas duquesas, y fueron un éxito. Ya te diré qué tal las panades 😉

  3. ¡Qué buena pinta! Me encanta el resultado final con esa decoración tan perfecta. El detallito del guisante, muy simpático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración: