Pastas de té originales

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Cómo hacer pasta de té. Aunque estemos en pleno enero y las dietas sean el tema de conversación por excelencia de la mayoría, ya os dijimos que nuestro horno no pararía de funcionar. Es por eso que hoy os explicaremos cómo hacer pastas de té de una forma muy original, perfectas para acompañar, por ejemplo, el café del domingo.

Pastas de te

Hemos querido hacer unas pastas originales a la vez que buenísimas, que fueran algo más que una simple galleta, y por ello hemos querido darles la forma de bolsitas de té. Además de la forma, utilizamos chocolate para simular las hojas que contienen.

Son muy fáciles de hacer y además es una receta rápida, por lo que las podéis hacer casi al momento de tomar el té o café. Estas fueron directas a casa de una amiga donde se reunían para un “té literario”, té y análisis del libro “Mujeres” de Bukowski, que al no poder asistir decidimos que estar presentes en forma de pastas 😉

Taza merchezafor

Por cierto! La taza de las fotos es un regalo de Merchezafor, quien hace tazas personalizadas y nos regalo esta super tetera que nos encanta!!!!

Como hacer pastas de tégalletas con chocolate fundidoGalletas con chocolateGalletas de te

Pastas de té originales
 
Preparación
Cocción
Tiempo total
 
Una forma original de hacer pastas de té. Éstas además van con chocolate.
Autor:
Tipo de receta: Postre
Comensales: 40 pastas
Ingredientes
Para la masa de pastas de té
  • 250 gr de mantequilla a temperatura ambiente.
  • 250 gr de azúcar glass.
  • 1 huevo XL.
  • 1 tapón de esencia de vainilla.
  • ½ cucharadita de sal
  • 650gr de harina de repostería (nunca de fuerza).
Para decorar las pastas
  • Una tableta de chocolate negro para postres.
Elaboración
  1. Cortamos la mantequilla en daditos y dejamos que se caliente a temperatura ambiente. Cuando la tengamos, la batimos en un bol con una batidora de varillas hasta obtener una crema suave. Si no tenemos batidora no pasa nada, todo el amasado se puede hacer con la mano!
  2. Añadimos el azúcar glass y volvemos a batir medio minuto más hasta que quede homogeneo. Esta vez quedará un poco más cremosa y más blanquecina. Vamos bien.
  3. Incorporamos el huevo, la esencia y la sal y volvemos a batir con la batidora de barillas. La masa parecerá que se está cortando, pero no os preocupéis que esta es la consistencia que tiene que tener.
  4. Añadimos la mitad de la harina y batimos hasta integrarla. Añadimos la otra mitad y seguimos amasando. Cuando se haya integrando, volcamos la masa sobre la encimera.
  5. Amasamos con las manos durante unos minutos. Veréis que la masa deja de ser pegajosa y se vuelve más flexible. Si se os pega mucho podéis añadirle un poco más de harina, pero ir con cuidado y poco a poco, volviendo a amasar cada vez.
  6. Una vez amasada, hacemos 4 bolas y dejamos en la nevera tapadas con papel de film durante media hora.
  7. Estiramos la masa sobre la encimera o un papel de horno con un rodillo. El grosor de éstas tiene que ser uniforme, por lo que se aconseja utilizar unas tablillas niveladoras de 5 o 6 mm. (Si no tenéis tablillas, intentar haceros una vosotros mismos con unos tacos de madera).
  8. Con la masa bien estirada, hacemos rectángulos de 4x6cm. Lo más fácil es coger una regla y hacer primero tiras de 4cm y después cortarlas cada 6 centímetros. Cuando tengamos todos los rectángulos, solo quedará cortar dos de las puntas en diagonal y con un palillo hacerles un agujero en la parte de arriba (donde meteremos la cuerdecita).
  9. Con la ayuda de una espátula, pasamos las galletas a un papel de horno y las metemos en el frigorífico una media hora para que enfríen un poco y así no pierdan la forma al hornearlas. Seguramente no os entren todas en una hornada, por lo que preparar más de una bandeja con papel de horno.
  10. Precalentamos el horno a 180 ºC, y cuando esté caliente metemos las galletas a hornear durante 8-10 minutos. La bandeja tiene que estar en la mitad y el horno sin ventilador. Sabrás que están hechas cuando cojan un color tostado en el borde.
  11. Sacamos las galletas de horno y las dejamos enfriar sobre una rejilla.
  12. Cuando estén a temperatura ambiente, insertamos una cuerda por el orificio que hemos hecho con el palillo y hacemos un nudo.
Ahora ya podremos decorarla las pastas de té con el chocolate.
  1. Fundimos el chocolate en el microondas (ya sabéis, en un bol y sacándolo cada 10 segundos para remover y volverlo a meter).
  2. Cuando el chocolate esté fundido, solo quedará meter la base de las galletas en el y dejarlas enfriar o bien sobre una superficie lisa o mucho mejor colgadas con la ayuda de la cuerdita para que el chocolate sobrante caiga.
Esperamos que os haya gustado y las hagáis en vuestras casas!!! No olvidéis escribirnos un comentario en el post 🙂
Que disfrutéis de estas pastas con un té verde, negro, rojo, rooibos o el que más os guste!

 

3 Comments

  1. ¡Qué originales! Seguro que están riquísimas.

  2. Muy creativos!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *