Tarta de calabaza fácil

¿Truco o trato?

Esta será una de las frases más repetidas en el día de hoy, Halloween. Habrá quien lo celebre, habrá quien no, pero no se puede negar que es una fiesta que cada vez  es más popular y más gente la celebra. Como ya sabéis, es tradición este día esculpir calabazas para darles un aspecto terrorífico y ponerlas en distintos lugares de la casa con una velita (Jack-o’-lantern). Es una tradición que viene de la cultura celta, de las tierras de Escocia e Irlanda, vinculada con un cuento Irlandes que narra la historia de Jack el tacaño. Nosotros en vez de esculpir hemos decidido hacer una tarta de calabaza fácil para poder comerla este día.

Receta de tarta de calabaza

Se cuenta que Jack el tacaño era un astuto granjero que consiguió engañar al diablo dos veces. Al morir, no pudo entrar ni en el cielo ni en el infierno debido a la jugarreta que le había hecho al diablo. Al verse solo en la oscuridad y sin tener ningún sitio donde ir, Jack cogió un nabo hueco y metió en el una brasa que el Diablo le había echado a modo de burla. Con el comenzó a vagar eternamente en busca de un lugar donde descanso que jamás encontrará.

Sea como sea la historia, es innegable que la imagen de la calabaza está muy extendida, y es por ello que para este día hemos preparado una tarta de calabaza fácil! Además, seguro que a muchos de vosotros os pasa que hacéis purés de calabaza y os sale tanta cantidad que estáis cenando lo mismo toda la semana. Esta receta de tarta calabaza fácil es perfecta para estos casos, ya que en ella se utiliza puré de calabaza! Le hemos añadido un poco de jengibre también para que le de un toque picante (no os preocupéis que no es chili, solo le da un punto).

Receta de tarta para halloweenTarta de calabaza cortada

Tarta de calabaza fácil
 
Preparación
Cocción
Tiempo total
 
No hay mejor tarta para Halloween que una tarta de calabaza.
Autor:
Tipo de receta: Postres
Comensales: 1 tarta
Ingredientes
Para el bizcocho de calabaza
  • 400 g de harina de trigo
  • 150 g de azúcar
  • 175 g de azúcar moreno
  • 425 g de puré de calabaza
  • 5 huevos grandes
  • 290 mL de aceite de girasol
  • 2 cucharaditas de levadura
  • 2 cucharaditas de bicarbonato
  • ¾ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre rallado
  • 2 cucharaditas de nuez moscada rallada
Para la cobertura de queso
  • 500 g de queso Philadelphia
  • 250 g de nata para montar
  • 200 g de azúcar glass
Elaboración
Para esta tarta de calabaza fácil hemos usado 3 moldes desmontables y antiadherentes de 18 cm de diámetro por 4 de alto. Éstos los engrasaremos previamente. Precalentamos el horno a 180 ºC antes de introducir los bizcochos en el horno.
  1. Mezclamos los ingredientes secos en un bol: harina tamizada, azúcar blanco, levadura, bicarbonato, sal, canela en polvo, jengibre rallado y ralladura de nuez moscada.
  2. En otro bol más grande, mezclamos con la batidora de varillas a velocidad baja el azúcar moreno y la ½ del puré de calabaza, hasta conseguir una mezcla sin grumos.
  3. Añadir el resto del puré y el aceite. Volver a batir y homogeneizar.
  4. Añadimos los huevos de uno en uno y batimos cada vez hasta que se integre por completo.
  5. A esta mezcla le añadimos los ingredientes secos en tres veces, mezcándolo cada vez. Acabar con una espátula, ya que sino os pasaréis batiendo la masa.
  6. Ayudándonos de una espátula, repartimos la mezcla en los tres moldes (asegúrate que queda la mitad del molde sin rellenar).
  7. Horneamos los tres bizcochos a la vez, unos 20-25 minutos, hasta que al introducir un palillo en la mitad del bizcocho éste salga seco.
Dejamos enfriar en una rejilla dentro del molde durante unos 10 minutos. Desamoldamos pasado este tiempo y dejamos reposar sobre la rejilla hasta que se enfríen totalmente. Es recomendable dejarlos en la nevera forrados con papel film durante una noche para que la miga se asiente, pero si tenéis prisa no os preocupéis, nosotros los hemos usado directamente y siguen estando igual de buenos.
  1. Para la cobertura, montamos la nata y la reservamos (recordad que la nata tiene que estar muy fría, a unos 5 ºC, por lo que tenedla en la nevera unas horas antes de usarla).
  2. Batir el queso con el azúcar glass hasta obtener una mezcla homogenea y cremosa.
  3. Añadir la nata montada y mezclar hasta que quede todo integrado.
  4. Colocamos la mezcla en el frigorífico por unas horas para que se quede firme.
Para montar nuestra tarta de calabaza fácil lo haremos de la misma forma que la Tarta de Oreo. Colocaremos una capa de bizcocho y una de cobertura alternadamente. Cubriremos todo el pastel, laterales incluidos, con la cobertura ayudándonos de una espátula, hasta que quede totalmente lisa.
Nosotros la hemos decorado con un poquito de fondant naranja y verde para hacer una calabaza, pero vosotros lo podéis hacer como más os guste!
Feliz halloweek-end !!!!

 

5 Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Valoración: