Imprimir

Tarta sin horno de chocolate blanco

Tarta de chocolate blanco sin horno

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)

Si te gustan las cheesecakes prueba esta receta de tarta sin horno de chocolate blanco. Seguro que te encanta!

Ingredientes

Scale

Para la base de galleta

Para el relleno de chocolate blanco

Para el coulis de fresa

Elaboración

  1. Engrasamos nuestro molde desmontable para la tarta sin horno de chocolate blanco. Es muy importante que sea desmontable ya que esta tarta no es tan rígida como un bizcocho, y hay que tener cuidado al desmoldarla. Nosotros utilizamos un molde de silicona de Lacor, ya que son muy fáciles de lavar y tienen una pinza para que cierre bien y no salga la masa.
  2. Comenzaremos primero con la base de la tarta de chocolate blanco, ya que así la dejaremos en la nevera mientras seguimos haciendo el relleno. Esta base puede hacerse con las galletas que más os gusten, pero para nosotros las que mejor quedan son las Digestive o las Chiquilín.
  3. Comenzamos desmenuzando las galletas. Como nos gusta que queden algunos trozos en la base, metemos las galletas en una bolsa de congelados y las desmenuzamos pasando el rodillo. Es lo que más cómo se nos hace, pero también pueden triturarse con un molinillo o batidora (eso sí, parad antes de que quedo polvo fino).
  4. Derretimos la mantequilla en el microondas, y la mezclamos con las galletas trituradas. Removemos todo bien para que la galleta se integre y forramos el fondo de nuestro molde con esta galleta, presionando con los dedos o una cucharilla para formar una base bien compacta.
  5. Dejaremos enfriar la base de galleta en la nevera, y mientras nos pondremos a hacer el relleno para nuestra tarta sin horno. Tened todos los ingredientes pesados antes de empezar.
  6. En un bol pequeño, hidratamos las láminas de gelatina sumergiéndolas en agua para que reblandezcan durante 5 minutos.
  7. En un cazo, calienta muy suavemente la nata líquida junto con el azúcar, y cuando esté caliente, añade las láminas de gelatina bien escurridas. Remueve todo hasta que el azúcar y la gelatina se disuelvan.
  8. Derretimos el chocolate blanco en el microondas. Como siempre, mucho cuidado de que no se os queme, por lo que ir calentando de 5 segundos en 5 segundos, removiendo cada vez hasta que se derrita por completo.
  9. En un bol grande, batimos el queso ricotta  y añadimos el chocolate blanco derretido y la mezcla de nata. Removemos bien hasta homogeneizar.
  10. Vertemos la mezcla sobre nuestro molde de silicona con la base de galleta.
  11. Una vez tenemos el relleno de nuestra tarta sin horno preparado, lo llevamos a la nevera para que enfríe al menos 6 horas. Lo mejor es hacerla el día anterior y dejarla en la nevera toda la noche.
  12. Cuando haya enfriado del todo, solo quedará decorar la tarta de chocolate blanco sin horno con mermelada. Podéis utilizar cualquier mermelada, pero lo mejor es utilizar mermeladas caseras, como la que de fresas que os enseñamos a hacer y es la que hemos utilizado en esta receta.

Notas

Aunque la temporada esté acabando, también podéis añadirle fresas troceadas por encima o cualquier otro fruto rojo como frambuesas o arándanos.